12 de mayo de 2009

No sé si estoy en lo cierto...

Parece que, salvo estúpidas excepciones, corren buenos tiempos (y no para la lírica, que anda algo estancada, por cierto). Si bien es cierto que impera la calma, no puedo pasar por alto esta especie de hipersensibilidad a la estupidez ajena. Quizá me afectase menos si estuviéramos hablando de individualidades, en lugar de acercamientos “metidos a cucharón”. Vamos, que acepto de buen grado que uno quiera nacer gilipollas, morir gilipollas y ser constante durante toda la vida, pero por favor, que sea una carrera en solitario.
Y es que hemos de aprender a saber compartir, y, lo que es más difícil, a saber con quién compartir...
Disculpad, como dije antes, son malos tiempos para la lírica.

PD. El domingo recibí una mala noticia. Me gustaría saber escribir sobre ello, saber recordarte como mereces, pero nada de lo que pueda decir/hacer/ser ahora está a la altura, así que allá donde estés, tendrás que esperar un poquito.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cómo me gustas cuando te enfadas. Un café mañana por la tarde?
Jordi

Sokolov dijo...

Bendito tiempo que pone todo en su sitio... para estos dos días que hay, mejor no perderlos en cosas que no valgan la pena... Ya me contarás, idio. Un beso.

Mariajo dijo...

Sí querido Javi, llevas razón... además, no hay nada especial que contar, salvo que tu amistad me sostiene "de cumbia madre"... Pásate por mi facebook y mira el cartel del Lumbreras de este año...

Jordi, piénsate lo del cine (no aguanto más fútbol)