20 de enero de 2013

Tradiciones


Me gustan las personas que se ríen de todo corazón, y también las que se enfadan de todo corazón. Por eso me enamoré de vosotros hace tantos años. 
Los días "pretransfu" acostumbro a callejear, siempre hay momentos que vale la pena captar y conservar en algún rincón del ordenador. No importa si llueve, si molesta el peso del trípode y de la vida, si el aire es gris y se respira desgana. Durante la noche nada me suele apetecer más que sentarme en la mesa de detrás del futbolín. Ron cola, esta vez ron a secas. Cualquier tema me vale. Que si hay que ir a tal concierto, que paso de cantautores, vaya con los del PP, Cádiz en Carnavales, desayuno el jueves, de dónde has sacado esa camiseta.. Suena Marea, bailemos. Te beso, me besas. Ya no sé bien lo que está sucediendo a mi alrededor, no me preocupo demasiado, casi siempre terminan contándome lo que el alcohol no me deja recordar. Pero la resaca nada tiene que ver con un vaso de tubo. No hay borrachera más amarga que la del olor a fármaco y a horas muertas. Ya estoy en casa. Tortilla de patatas, croquetas con forma de pez, bizcocho de canela, dulce de leche.. No sé bien cómo agradecer, ando liada tratando de combatir a mi presente obsesivo, ese que se aleja -cansado de mí-. Pero creo que soy feliz, o -al menos- sonrío de todo corazón.

4 comentarios:

David dijo...

No sé qué coño tienes tú que agradecer, si eres la puta mejor persona que conozco. En fin, que el chico de la foto, está muy bueno ¿que no?

Mariajo dijo...

Está que te cagas. Por eso le hago fotos. Venga va! Comparto el arsenal de comida que hay en mi cocina. Veniros a cenar.

Leo dijo...

Qué lindas fotografias, Ajo. Probá el dulce, receta mejorada, ya me decís.

Mariajo dijo...

Espectacular, Leo. Abrazo de los que se cierran los ojos.